empresayaccidente

LA EMPRESA FRENTE A UN ACCIDENTE LABORAL

La legislación laboral chilena impone al empleador el deber de seguridad y protección de la vida e integridad y salud de los trabajadores para que ejerzan sus labores en forma segura, con condiciones sanitarias y ambientales adecuadas, a fin de prevenir eficazmente los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales. (artículo 184 del Código del Trabajo y Ley 16.744)

La Ley N°16.744, sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales,  establece las condiciones en que deben operar los encargados y responsables de la protección de la salud de los trabajadores.

Ante la ocurrencia de un accidente de trabajo, la ley fija un plazo de 24 horas para que el empleador informe del accidente al organismo administrador del seguro de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales que corresponda mediante la Declaración Individual de Accidente de Trabajo (DIAT). .

Frente la ocurrencia de accidente grave o fatal, es obligación del empleador suspender inmediatamente las obras o faenas y permitir la evacuación de los trabajadores del lugar de trabajo en caso de ser necesario. De igual forma, deberá informar inmediatamente de lo ocurrido a la Inspección del Trabajo y a la Secretaría Regional Ministerial de Salud correspondiente presencialmente o por vía página web.

Sobre el empleador, y en su caso sobre la empresa mandante (artículo 183.E del C del Trabajo)  recae el deber legal de cuidado y protección, consistente en adoptar todas las medidas de prevención necesarias para proteger eficazmente la vida y salud de sus trabajadores. Ocurrido un accidente grave o fatal, tanto la Seremi de Salud como la Inspección del Trabajo, así como la Mutualidad respectiva ante cualquier accidente laboral, aun cuando no sea grave o fatal, deben realizar una investigación y evacuar un informe técnico para determinar las causas básicas e inmediatas que produjeron el accidente, por lo que el empleador debe tener presente sus responsabilidades y obligaciones en materia de prevención y seguridad laboral. En tal sentido responde de diversas formas:

  1. Responsabilidad administrativa: Si una o todas las autoridades involucradas en la investigación del accidente estiman que éste ocurrió por conductas u omisiones culposas o negligentes, se sanciona al empleador con multas administrativas, las que pueden ser de alto valor monetario.
  2. Responsabilidad civil: El trabajador accidentado tiene el derecho a demandar la indemnización de todo daño moral, material, patrimonial o extra-patrimonial  que se haya producido por culpa del empleador.El juez civil o laboral resolverá sobre la demanda.
  3. Responsabilidad penal: El empleador queda expuesto a que su conducta sea constitutiva de un cuasidelito de homicidio o de lesiones.

El empleador puede llegar a responder administrativa, civil y penalmente por conductas u omisiones culposas que provoquen accidentes de sus trabajadores.